Repsol ‘espanyola’?

Publicar un tema nou   Respondre al tema

Veure tema anterior Veure tema següent Ir abajo

Repsol ‘espanyola’?

Missatge por Portalcat el Dj Abr 19, 2012 11:16 am

L’anunci de la presidenta argentina, Cristina Fernández, sobre la possible nacionalització parcial de l’empresa petroliera YPF, parcialment propietat de Repsol, va desencadenar una immediata resposta del Govern espanyol, però també del conjunt de grans mitjans arreu de l’Estat. El ministre espanyol d’Indústria, Energia i Turisme, José Manuel Soria, afirmava que “Les hostilitats contra empreses espanyoles són hostilitats contra Espanya”. Tesi a la que s’han sumat no pocs diaris. Deixant de banda la premsa més de dretes de Madrid –amb titulars “patriòtics” com “Kirchner amenaça Espanya” o “Kirchner ens vol robar als espanyols”- també alguns diaris catalans han assumit de forma acrítica la tesi que Repsol és una empresa espanyola –sense que almenys en destaquin la catalanitat, puix el seu principal accionista és La Caixa-. Per exemple, el director de La Vanguardia signa un dur bitllet en que per tres vegades la presidenta argentina “amenaça”, mentre Soria sols “marca una línia roja”, i on assumeix que l’executiu espanyol té alguna cosa a dir en la política interna del país llatinoamericà. Una assumpció que és compartida, o com a mínim no és posada en dubte, per la resta de rotatius del país.

Però fins a quin punt es pot considerar Repsol espanyola? Primer de tot caldria tenir en compte que aquesta és una empresa privada i que és, en tot cas, propietat dels seus accionistes. Seria així, una empresa d’alguns “ciutadans espanyols”, però en cap cas d’Espanya, pel que caldria justificar les raons per les quals cal emprar recursos públics o entrar amb tensions amb tercers països per tal de defensar uns interessos que al final són particulars.

Però a més, són els seus accionistes espanyols? Tot i que Respol ja no facilita informació sobre la seva distribució accionarial ha estat possible trobar aquesta en blocs crítics amb la política ambiental de la companyia. Segons aquestes dades, el 49% dels seus accionistes encara són particulars o empreses de l’Estat espanyol, bàsicament La Caixa i BBVA, a més d’altres empreses i persones amb participacions més petites. Però després d’anys d’internacionalització, el 50,7% de la companyia és a mans “estrangeres”. Fins a un 21,8% estatunidenques –principalment el JP Morgan Chase Bank National Association i l’State Street Bank and Trust- i un 24,10% d’altres països –on destaca la mexicana Pemex-. El 0,3% restant pertany als seus propis empleats sense que se’n pugui saber la nacionalitat dels mateixos.

Una altra forma de valorar l’interès general associat als interessos particulars de Repsol podria ser la seva col·laboració fiscal a l’Estat espanyol. Segons denuncia Juan Hernández Vigueras, Coordinador de la Comissió de Paradisos Fiscals d’Attac-España, “Repsol-YPF té establertes 18 societats, ressenyades a la seva memòria de 2003, en centres offshore no relacionats amb la seva activitat productiva, sobretot en paradisos fiscals. Com per exemple la societat reasseguradora Greenstone Assurance Ltd. a les Bermudes, participada al 99,04 % per YPF Internacional S.A. o 11 societats del Grup Repsol-YPF registrades a la també colònia britànica caribenya de les Caiman. Una estructura empresarial que segons informes del FMI i l’OCDE, citats per Vigueras, serveix únicament amb finalitats d’evasió fiscal.

http://www.media.cat/2012/04/13/repsol-espanyola/
avatar
Portalcat
Admin

Nombre de missatges : 3515
Fecha de inscripción : 30/10/2009
Edad : 31
Ubicació : Barçalona

http://portalcatala.forocatalan.com

Tornar a dalt Ir abajo

Re: Repsol ‘espanyola’?

Missatge por Portalcat el Dt Maig 15, 2012 6:28 pm

La nacionalización de YPF, filial de Repsol, por el gobierno de Argentina

Posted on abril 16, 2012 by Alberto Garzón Espinosa

El gobierno de Argentina, presidido por Cristina Fernández de Kirchner, ha confirmado los rumores de los últimos días y ha anunciado la nacionalización de la empresa YPF, filial de la multinacional REPSOL. En este post recopilamos la información más relevante que hemos publicado estos días sobre esta cuestión.

En primer lugar conviene hacer algunas aclaraciones acerca de la propia medida, pues de momento las informaciones son imprecisas. Se habla tanto de “expropiación” como de “nacionalización” y de “compra”, sin precisar mucho más. Las definiciones son importantes y deben acompañar a los conceptos, pero hasta el momento la información disponible nos indica que se trata, efectivamente, de una nacionalización –por lo tanto pagada, pero sin precio asignado hasta el momento- por parte del gobierno argentino. No se trata de una decisión voluntaria por parte de las dos partes, sino de una decisión unilateral que, no obstante, asigna un precio a la entidad por adquirir

En segundo lugar, YPF es una entidad que no es propiedad al cien por cien de la multinacional Repsol. En realidad Repsol controla en torno al 57% de YPF, lo que la convierte en el socio mayoritario y el que tiene poder de control y gestión, pero no es el beneficiario pleno de la actividad de YPF. El resto de la empresa es propiedad de capital privado argentino y de capital flotante (propiedad de capital argentino y extranjero).

En tercer lugar, la historia es importante. YPF fue fundada en 1922 por el Estado argentino y fue de titularidad pública hasta 1992, cuando comenzó el proceso de privatización auspiciado por los organismos internacionales –especialmente el Fondo Monetario Internacional- en el marco de los llamados planes de ajuste. La empresa terminó de privatizarse en 1999 cuando Repsol –otra empresa que fue en otro tiempo pública, en este caso española- se hizo con la mayoría de las acciones de YPF.

Durante la etapa de la “sustitución de importaciones” -a partir años treinta- YPF jugó un rol fundamental en la reestructuración de la economía argentina. La influencia de los autores dependentistas y neomarxistas llevó a Argentina a una estructura económica que la situó entre los países más avanzados del mundo en la época de posguerra, atrayendo a gran parte de los refugiados por la II Guerra Mundial. Su modelo de exportación de materias primas fue progresivamente sustituido por uno en el que la industria jugaba un rol crucial, proporcionando un modelo de crecimiento más sólido que permitió unas condiciones laborales estables y un incipiente sistema de protección social.

Tras la dictadura militar y la crisis estructural de los años setenta y ochenta, el gobierno argentino de Carlos Menem fue el responsable de la privatización, si bien fueron las políticas del Consenso de Washington las que inspiraron dicho proceso. Junto a esa privatización se dieron reformas estructurales que llevaron a la privatización de los planes de pensiones, reformas en el mercado de trabajo que precarizaron las condiciones laborales y otras reformas que llevaron a la gravísima crisis de 2000. Sólo después de que Argentina se rebelara contra el FMI y sus planes de ajuste, incluso acometiendo una quita de la deuda –no pagar parte de la deuda externa-, pudo el país volver a remontar aquella situación.

En cuarto lugar, Repsol no es técnicamente una empresa española, y en absoluto es propiedad de todos los españoles. Más del 50% de la multinacional es propiedad del capital extranjero (el 42% pertenece a fondos de inversión extranjeros –gestionados habitualmente por grandes bancos- y el 9’5% pertenece a la empresa mexicana PEMEX). El resto de la empresa es propiedad del grupo de capital privado español Sacyr (10%), de una entidad financiera española como Caixabank (12’83%) y de más capital privado español.

En quinto lugar, Repsol proporciona beneficios a la economía española que podrían considerarse nimios. Repsol declara en España el 25% de sus beneficios totales por todo el mundo, y en 2010 pagó impuestos aquí por valor de 949 millones de euros a un tipo impositivo efectivo del 26’8%. Ello quiere decir que ni siquiera paga el 30% que corresponde como tipo nominal por tributar en España. Repsol paga otro tipo de impuestos en los países donde opera, como Argentina o Libia, pero también tiene operaciones en paraísos fiscales. Y su operativa financiera muy probablemente no se contabilice en España.

En sexto lugar, el crecimiento y desarrollo de Repsol –que debe mucho a la privatización argentina de YPF- no es igual de beneficioso para todas las partes que conforman la multinacional. Mientras los beneficios contables han crecido un 11’97% entre 1998 y 2007, el salario medio de sus empleados sólo ha crecido un 1’71%. Eso quiere decir que los mayores beneficiados han sido los accionistas privados –fundamentalmente grandes empresas extranjeras y otras españolas- y no sus trabajadores.

En séptimo lugar, Repsol-YPF en tanto que empresa privada sólo persigue maximizar el beneficio en el corto plazo –para sus accionistas, además-, de modo que su estrategia empresarial no tiene por qué alinearse necesariamente con la estrategia de desarrollo de la economía argentina. Esta es precisamente una de las razones que aduce el gobierno argentino, que desea recuperar la empresa para poder usarla como instrumento efectivo de desarrollo.

En definitiva, hablamos de un fenómeno económico que debe analizarse desde un enfoque adecuado. No están enfrentados los intereses de dos naciones distintas, sino los intereses nacionales de Argentina y los intereses económicos de sujetos privados de distintas nacionalidades –y entre ellas, en menor grado, españoles-. Por lo tanto, es una falacia considerar esta medida económica como un ataque a España. Es una compra legal, que en todo caso podría estar minusvalorada –ya veremos-, y que afecta a los intereses de unos sujetos económicos –grandes empresas y bancos- que no comparten beneficios con el resto de la sociedad.

Esta no es la guerra de los trabajadores españoles. En todo caso queda pendiente ver si la gestión de YPF, a partir de ahora en poder del Estado argentino, será beneficiosa para los trabajadores argentinos o si, por el contrario, será YPF un instrumento al servicio de las oligarquías argentinas. No obstante, no es ese el tema que ahora nos ocupa.

Es una vergüenza que el gobierno español salga en defensa de los intereses de las grandes empresas españolas que poseen un capital minoritario de Repsol, en perjuicio de los intereses nacionales de un país soberano como Argentina. Más aún cuando mientras eso ocurre el gobierno está efectuando políticas de recortes que hacen recaer el peso de la crisis sobre la población española más desfavorecida.

Para el gobierno del PP el grado de atención y ayuda prestada depende del tamaño del bolsillo. Lo que debería hacer el PP, en vez de proteger los intereses de los más ricos, es replantearse su política económica y reflexionar acerca de si no es mejor opción de política económica imitar a Argentina y proceder a la recuperación de determinados instrumentos políticos. Instrumentos que deberían ponerse al servicio de los españoles en su conjunto, y no de unos pocos adinerados con capacidad para especular en distintos mercados financieros –entre ellos el de acciones.


http://noticies.pcc.cat/2012/04/la-nacionalizacion-de-ypf-repsol.html
avatar
Portalcat
Admin

Nombre de missatges : 3515
Fecha de inscripción : 30/10/2009
Edad : 31
Ubicació : Barçalona

http://portalcatala.forocatalan.com

Tornar a dalt Ir abajo

Veure tema anterior Veure tema següent Tornar a dalt


 
Permisos d'aquest fòrum:
Pots respondre a temes en aquest fòrum